Descubre nuestra provincia

Síguenos
GO UP

Santa Gadea del Cid

Santa Gadea del Cid

Santa Gadea del Cid se sitúa cerca de Miranda de Ebro, en la frontera oriental de la provincia de Burgos con el País Vasco. El hecho de encontrarse en un nudo fundamental de comunicaciones explica su prosperidad durante la Edad Media. Por Santa Gadea pasaba una calzada romana y medieval que se dirigía al Cantábrico.

 

Antiguamente se le conoció con el nombre de “Término”, por su condición originaria de frontera entre los condados de Castilla y Álava. Así, en el año 1012 hay documentos que hablan de la llegada del conde Don Sancho García, que gobernaba Castilla y Álava, a “Termino”.

 

Inicialmente, el pueblo se levantaba en los aledaños de la ermita de Nuestra Señora de las Eras, que fue su antigua parroquia. Pero en la segunda mitad del siglo XIII los habitantes de Santa Gadea se trasladan al actual emplazamiento. El traslado se debió a la iniciativa del rey Alfonso VIII, quien, tras la anexión definitiva de estas tierras a la corona de Castilla –disputadas entonces por los monarcas navarros–, y consciente de la pérdida del valor estratégico militar de la plaza, decide convertirla en uno de los principales nudos, junto con Miranda, Medina de Pomar y Frías, de la red de rutas comerciales que comunicaban los llanos de las tierras burgalesas con los puertos de la costa cantábrica.



Ayuntamiento de Santa Gadea

Plaza de la Fuente,1. 09219



Comparte

Más info

Es muy probable que con el traslado se produjera el cambio de nombre, de Término a Santa Gadea, como delatan algunos documentos de fines del siglo XIII que utilizan ambos topónimos para referirse al mismo lugar. El nombre de Santa Gadea es un préstamo de su iglesia juradera homónima. Avanzado el siglo XIX, y a iniciativa del cuerpo de Correos, al nombre del pueblo se completa con el calificativo “del Cid”. El añadido pretendía evitar las confusiones con el pueblo de Santa Gadea del Alfoz, también asentado en la provincia burgalesa.

 

La importancia de Santa Gadea fue aumentando gracias a los fueros que los monarcas le iban concediendo. Alfonso VIII le otorgó el fuero de Logroño y Alfonso XI le dotó de un importante mercado. Se convirtió en lugar de paso fundamental para artesanos y comerciantes que querían llegar al Cantábrico. Esto atrajo también a una importante comunidad judía, de cuya impronta en la villa quedan algunos restos. El pueblo no fue siempre de realengo, ya que, en ocasiones, estuvo sometido a la jurisdicción señorial, tanto de los señores de Vizcaya como de otras familias nobiliarias, entre las que destacaron las de los Manrique y los Padilla.

 

Santa Gadea cuenta con un importante patrimonio artístico y de arquitectura popular, fruto de su dilatado pasado histórico. La villa estuvo rodeada por las murallas, de las que hoy tan sólo se conservan algunos restos. Actualmente se accede a la localidad por dos pequeñas puertas. En lo alto se encuentra el castillo, de finales del siglo XV, construido sobre otro del siglo XI. Su torre del homenaje vigila atenta todo el caserío situado a sus pies.

 

La iglesia parroquial de San Pedro, de estilo gótico, se encuentra en el centro del pueblo. Llama la atención por su torre almenada, que le otorga un profundo carácter defensivo. La puerta principal, de arco conopial, tiene abundantes molduras, profusamente decoradas. Tuvo varias entradas en el lado norte, pero actualmente están cegadas. Destaca también la puerta del lado opuesto, a la que más tarde se añadió un pórtico renacentista, que quedó sin concluir. El templo es bastante amplio, tiene tres naves, dos góticas y una renacentista, con un profundo presbiterio y coro. Todas las bóvedas son de estilo gótico y se apoyan en pilares fasciculados. En uno de los arcos que hay bajo el coro hay pinturas platerescas, bastante bien conservadas. En el lado de la nave izquierda se abren dos capillas, una hace de sacristía y otra de museo. En el museo destacan una escultura medieval de Santa Ana Triple y una custodia de plata, de estilo gótico tardío. El elemento más significativo es el retablo renacentista de la nave central, realizado, a partir de 1539, por Cornelis de Amberes. Está dedicado a San Pedro y en las diferentes hornacinas aparecen expresivas escenas de su vida.

 

Santa Gadea es un magnífico ejemplo de arquitectura popular. Las casas de la Plaza de la Iglesia, entre otras, muestran los clásicos entramados de madera, rellenos de ladrillo de tejar. Todas estas casas tienen soportales, que contribuyen más, si cabe, a hacer de éste un pueblo pintoresco, en el que aún se respiran aires medievales. El edificio del Ayuntamiento fue construido en 1859. En su archivo se custodian importantes documentos medievales, afortunadamente supervivientes al incendio que sufrió esta dependencia durante las guerras carlistas del siglo XIX.

 

A las afueras de Santa Gadea se encuentra la ermita de Nuestra Señora de las Eras. Puede fecharse a finales del siglo XII, cuando la villa entró definitivamente a formar parte de Castilla y fue reordenada por Alfonso VIII. Todo el edificio es de estilo románico, especialmente cuidado en puertas y ventanas.

 

En 1973 esta hermosa villa fue declarada conjunto histórico-artístico. Como consecuencia de ello, Patrimonio restauró parte del pueblo, con especial atención a la Plaza de la Iglesia.

Te proponemos

Museo Internacional de Radiocomunicación

Museo Internacional de Radiocomunicación

El Museo Internacional de Radiocomunicación está ubicado en el edificio del antiguo silo de Belorado, que ha sido rehabilitado para albergar esta magnífica …

Sendero de las Brujas

Sendero de las Brujas

La ruta nos permite recorrer las charchas de Cernégula, en las que cuentan las leyendas que se reunían las brujas. En el recorrido …

Santa Gadea del Cid

Santa Gadea del Cid se sitúa cerca de Miranda de Ebro, en la frontera oriental de la provincia de Burgos con el País Vasco. El hecho de encontrarse en un nudo fundamental de comunicaciones explica su prosperidad durante la Edad Media. Por Santa Gadea pasaba una calzada romana y medieval que se dirigía al Cantábrico.

 

Antiguamente se le conoció con el nombre de “Término”, por su condición originaria de frontera entre los condados de Castilla y Álava. Así, en el año 1012 hay documentos que hablan de la llegada del conde Don Sancho García, que gobernaba Castilla y Álava, a “Termino”.

 

Inicialmente, el pueblo se levantaba en los aledaños de la ermita de Nuestra Señora de las Eras, que fue su antigua parroquia. Pero en la segunda mitad del siglo XIII los habitantes de Santa Gadea se trasladan al actual emplazamiento. El traslado se debió a la iniciativa del rey Alfonso VIII, quien, tras la anexión definitiva de estas tierras a la corona de Castilla –disputadas entonces por los monarcas navarros–, y consciente de la pérdida del valor estratégico militar de la plaza, decide convertirla en uno de los principales nudos, junto con Miranda, Medina de Pomar y Frías, de la red de rutas comerciales que comunicaban los llanos de las tierras burgalesas con los puertos de la costa cantábrica.



Más info

Es muy probable que con el traslado se produjera el cambio de nombre, de Término a Santa Gadea, como delatan algunos documentos de fines del siglo XIII que utilizan ambos topónimos para referirse al mismo lugar. El nombre de Santa Gadea es un préstamo de su iglesia juradera homónima. Avanzado el siglo XIX, y a iniciativa del cuerpo de Correos, al nombre del pueblo se completa con el calificativo “del Cid”. El añadido pretendía evitar las confusiones con el pueblo de Santa Gadea del Alfoz, también asentado en la provincia burgalesa.

 

La importancia de Santa Gadea fue aumentando gracias a los fueros que los monarcas le iban concediendo. Alfonso VIII le otorgó el fuero de Logroño y Alfonso XI le dotó de un importante mercado. Se convirtió en lugar de paso fundamental para artesanos y comerciantes que querían llegar al Cantábrico. Esto atrajo también a una importante comunidad judía, de cuya impronta en la villa quedan algunos restos. El pueblo no fue siempre de realengo, ya que, en ocasiones, estuvo sometido a la jurisdicción señorial, tanto de los señores de Vizcaya como de otras familias nobiliarias, entre las que destacaron las de los Manrique y los Padilla.

 

Santa Gadea cuenta con un importante patrimonio artístico y de arquitectura popular, fruto de su dilatado pasado histórico. La villa estuvo rodeada por las murallas, de las que hoy tan sólo se conservan algunos restos. Actualmente se accede a la localidad por dos pequeñas puertas. En lo alto se encuentra el castillo, de finales del siglo XV, construido sobre otro del siglo XI. Su torre del homenaje vigila atenta todo el caserío situado a sus pies.

 

La iglesia parroquial de San Pedro, de estilo gótico, se encuentra en el centro del pueblo. Llama la atención por su torre almenada, que le otorga un profundo carácter defensivo. La puerta principal, de arco conopial, tiene abundantes molduras, profusamente decoradas. Tuvo varias entradas en el lado norte, pero actualmente están cegadas. Destaca también la puerta del lado opuesto, a la que más tarde se añadió un pórtico renacentista, que quedó sin concluir. El templo es bastante amplio, tiene tres naves, dos góticas y una renacentista, con un profundo presbiterio y coro. Todas las bóvedas son de estilo gótico y se apoyan en pilares fasciculados. En uno de los arcos que hay bajo el coro hay pinturas platerescas, bastante bien conservadas. En el lado de la nave izquierda se abren dos capillas, una hace de sacristía y otra de museo. En el museo destacan una escultura medieval de Santa Ana Triple y una custodia de plata, de estilo gótico tardío. El elemento más significativo es el retablo renacentista de la nave central, realizado, a partir de 1539, por Cornelis de Amberes. Está dedicado a San Pedro y en las diferentes hornacinas aparecen expresivas escenas de su vida.

 

Santa Gadea es un magnífico ejemplo de arquitectura popular. Las casas de la Plaza de la Iglesia, entre otras, muestran los clásicos entramados de madera, rellenos de ladrillo de tejar. Todas estas casas tienen soportales, que contribuyen más, si cabe, a hacer de éste un pueblo pintoresco, en el que aún se respiran aires medievales. El edificio del Ayuntamiento fue construido en 1859. En su archivo se custodian importantes documentos medievales, afortunadamente supervivientes al incendio que sufrió esta dependencia durante las guerras carlistas del siglo XIX.

 

A las afueras de Santa Gadea se encuentra la ermita de Nuestra Señora de las Eras. Puede fecharse a finales del siglo XII, cuando la villa entró definitivamente a formar parte de Castilla y fue reordenada por Alfonso VIII. Todo el edificio es de estilo románico, especialmente cuidado en puertas y ventanas.

 

En 1973 esta hermosa villa fue declarada conjunto histórico-artístico. Como consecuencia de ello, Patrimonio restauró parte del pueblo, con especial atención a la Plaza de la Iglesia.

Ayuntamiento de Santa Gadea

Plaza de la Fuente,1. 09219



Comparte

Te proponemos

Museo Internacional de Radiocomunicación

Museo Internacional de Radiocomunicación

El Museo Internacional de Radiocomunicación está ubicado en el edificio del antiguo silo de Belorado, que ha sido rehabilitado para albergar esta magnífica …

Sendero de las Brujas

Sendero de las Brujas

La ruta nos permite recorrer las charchas de Cernégula, en las que cuentan las leyendas que se reunían las brujas. En el recorrido …

Copy link
Powered by Social Snap