Descubre nuestra provincia

Síguenos
GO UP

Miranda de Ebro

Miranda de Ebro

La ciudad de Miranda de Ebro se encuentra en el extremo nororiental de la provincia de Burgos, muy cerca del País Vasco y de La Rioja. Próxima a los 39.724 habitantes, constituye la segunda ciudad más importante de la provincia, después de la capital.

Desde tiempos prehistóricos fue un enclave estratégico de primer orden. Su origen se vincula con la defensa del paso del Ebro. Además del río, que actúa de foso natural, Miranda está rodeada por cercanos desfiladeros, como el de Pancorbo, Foncea, Lantarón, etc. que hacen que muchos de los caminos de la comarca confluyan en las proximidades de su emplazamiento. Fue un lugar de vital trascendencia geográfica en época romana y altomedieval y su control fue fundamental durante los siglos IX y X.

En época medieval, la construcción de un puente sobre el Ebro fue clave para consolidar su situación estratégica. A su importancia como lugar de tránsito y cruce de caminos, se sumó, en los siglos XI y XII, una notable vitalidad comercial y ferial. Durante este tiempo el Camino de Santiago, de la denominada Ruta Alavesa, discurría por Miranda, lo que motivó el asentamiento de gran número de francos y judíos. La ciudad contó en ese tiempo con tres hospitales para peregrinos.



Ayuntamiento de Miranda de Ebro

Parque de Antonio Machado, 4 bajo. 09200 Miranda de Ebro, Burgos

Comparte

Más info

En el año 1099 Alfonso VI concedió a Miranda su Carta Foral, en la que se establecía el privilegio de ser el único paso por el que las mercancías y las personas podían cruzar el Ebro desde el País Vasco y La Rioja hacia Castilla. Este privilegio motivó un gran desarrollo mercantil y artesanal y también contribuyó a que se creara una de las juderías más importantes y populosas de la Península. En 1254, el rey Alfonso X el Sabio otorgó a Miranda el privilegio de celebrar la denominada “Feria de Mayo”. Posteriormente, en 1332, Alfonso XI concedió a la localidad el privilegio de celebrar una segunda Feria anual: la de Cuaresma, más tarde denominada “del Ángel” o “de Marzo”.

En el último tercio del siglo XIV, la villa, que ya estaba amurallada, vio potenciada su defensa con un nuevo castillo en el Cerro de La Picota, mandado construir por el Conde Don Tello. Por estas fechas, en torno a 1370, Miranda de Ebro pasa a integrarse, por decisión regia, en el señorío concejil de la ciudad de Burgos, lo que ocasionó un largo rosario de conflictos y malentendidos entre las dos ciudades a lo largo de los siglos bajomedievales y modernos. El siglo XVI fue el de mayor esplendor artístico, ya que en la villa floreció un importante taller de escultura romanista, cuyo máximo exponente fue Pedro López de Gámiz que llenó con sus obras buena parte de la comarca.

A finales del siglo XVIII, se llevó a cabo una profunda transformación urbanística, en sintonía con la corriente del reformismo borbónico, a raíz de los desperfectos causados por una riada en 1775. En esos años se construyeron algunos de los más importantes edificios públicos del lugar. Ya en los albores del siglo XIX, el castillo fue ocupado por los franceses, quienes lo volaron a su marcha, como hicieron con el de Burgos en 1813.

Desde finales del siglo XIX, y durante todo el XX, Miranda se consolidó como una ciudad ferroviaria, que conectaba entre sí las grandes líneas que unían Madrid con Bilbao y Francia, La Rioja, Aragón y Cataluña. Desde finales del siglo XIX la industria papelera y de transformación cobró mucha importancia. En la actualidad basa su economía en la industria, que se vio potenciada con la creación, en 1969, del Polígono Industrial de Bayas.

El Ebro divide el caserío en dos barrios, Aquende y Allende. El primero está recorrido por estrechas calles, herencia de su vieja aljama judía. En Aquende se encuentra la iglesia de Santa María de Altamira, de mediados del siglo XVI, en la que se venera a la patrona de la ciudad. En este barrio se sitúa la Plaza Mayor, donde se levanta el Ayuntamiento, un edificio neoclásico diseñado por Ventura Rodríguez en 1778, y varias casas señoriales. En la casa noble de Urbina se hospedó, en 1660, el rey Felipe IV con su hija María Teresa, que viajaba a Francia para contraer matrimonio con Luis XIV. Es igualmente singular la llamada Casa de las Cadenas, perteneciente a la familia Gil Delgado, Condes de Berberana, donde descansó el rey Fernando VII. Muy interesantes son también los restos de la antigua iglesia gótica de San Juan. Sobresaliendo sobre el barrio de Aquende, y próximo a lo que fue la antigua fortaleza, se levanta el Convento de San Francisco. Aunque se trata de una fundación medieval del siglo XIII, los restos conservados responden a los siglos XVI y XVIII. En la actualidad presta servicios docentes y hoteleros.

El puente de Carlos III permite cruzar el río y llegar al barrio de Allende. Es un puente neoclásico, construido en 1777 sobre otro anterior medieval, destruido por la riada de 1775. En Allende está la iglesia de San Nicolás, con un notable ábside románico. En esta zona se levanta el ensanche de la ciudad. Aún se conservan algunas interesantes casas de estilo ecléctico de la primera mitad del siglo XX.

Cerca de la población se levanta el antiguo monasterio jerónimo de San Miguel del Monte. Fue fundado en 1398 por el obispo de Calahorra, don Juan Guzmán, aunque la financiación de las obras corrió a cargo de su hermana doña Leonor y del esposo de ésta, el canciller don Pedro López de Ayala. Los restos conservados corresponden a los siglos XV y XVI y a la época barroca. Actualmente sirve de residencia de ancianos sostenida por la Diputación de Burgos.

Las fiestas patronales se celebran en septiembre, en honor de la Patrona Nuestra Señora de Altamira. Pero, sin duda, la fiesta más singular, declarada de interés turístico nacional, es la de San Juan del Monte. Se celebra 50 días después del domingo de Resurrección. Los primeros datos que se tienen de esta romería se remontan a los siglos XIV y XV. Ya en esas fechas se tiene constancia de que Miranda y otros pueblos de alrededor realizaban una procesión y una romería, para que el santo les concediera beneficios relacionados con las cosechas.

Su condición de importante y populosa ciudad queda también reflejada en su dinamismo asociativo, cultural y deportivo. En este último ámbito, despunta su equipo de fútbol, el Mirandés, que ha pasado por diversas categorías de la liga profesional y que cuenta con un gran número de socios.

En los alrededores se puede disfrutar de los singulares paisajes creados por el río Ebro, donde se pueden practicarse, durante todo el año, deportes como el senderismo, la bici de montaña, el piragüismo, etc.

Te proponemos

Museo Internacional de Radiocomunicación

Museo Internacional de Radiocomunicación

El Museo Internacional de Radiocomunicación está ubicado en el edificio del antiguo silo de Belorado, que ha sido rehabilitado para albergar esta magnífica …

Sendero de las Brujas

Sendero de las Brujas

La ruta nos permite recorrer las charchas de Cernégula, en las que cuentan las leyendas que se reunían las brujas. En el recorrido …

Miranda de Ebro

La ciudad de Miranda de Ebro se encuentra en el extremo nororiental de la provincia de Burgos, muy cerca del País Vasco y de La Rioja. Próxima a los 39.724 habitantes, constituye la segunda ciudad más importante de la provincia, después de la capital.

Desde tiempos prehistóricos fue un enclave estratégico de primer orden. Su origen se vincula con la defensa del paso del Ebro. Además del río, que actúa de foso natural, Miranda está rodeada por cercanos desfiladeros, como el de Pancorbo, Foncea, Lantarón, etc. que hacen que muchos de los caminos de la comarca confluyan en las proximidades de su emplazamiento. Fue un lugar de vital trascendencia geográfica en época romana y altomedieval y su control fue fundamental durante los siglos IX y X.

En época medieval, la construcción de un puente sobre el Ebro fue clave para consolidar su situación estratégica. A su importancia como lugar de tránsito y cruce de caminos, se sumó, en los siglos XI y XII, una notable vitalidad comercial y ferial. Durante este tiempo el Camino de Santiago, de la denominada Ruta Alavesa, discurría por Miranda, lo que motivó el asentamiento de gran número de francos y judíos. La ciudad contó en ese tiempo con tres hospitales para peregrinos.



Más info

En el año 1099 Alfonso VI concedió a Miranda su Carta Foral, en la que se establecía el privilegio de ser el único paso por el que las mercancías y las personas podían cruzar el Ebro desde el País Vasco y La Rioja hacia Castilla. Este privilegio motivó un gran desarrollo mercantil y artesanal y también contribuyó a que se creara una de las juderías más importantes y populosas de la Península. En 1254, el rey Alfonso X el Sabio otorgó a Miranda el privilegio de celebrar la denominada “Feria de Mayo”. Posteriormente, en 1332, Alfonso XI concedió a la localidad el privilegio de celebrar una segunda Feria anual: la de Cuaresma, más tarde denominada “del Ángel” o “de Marzo”.

En el último tercio del siglo XIV, la villa, que ya estaba amurallada, vio potenciada su defensa con un nuevo castillo en el Cerro de La Picota, mandado construir por el Conde Don Tello. Por estas fechas, en torno a 1370, Miranda de Ebro pasa a integrarse, por decisión regia, en el señorío concejil de la ciudad de Burgos, lo que ocasionó un largo rosario de conflictos y malentendidos entre las dos ciudades a lo largo de los siglos bajomedievales y modernos. El siglo XVI fue el de mayor esplendor artístico, ya que en la villa floreció un importante taller de escultura romanista, cuyo máximo exponente fue Pedro López de Gámiz que llenó con sus obras buena parte de la comarca.

A finales del siglo XVIII, se llevó a cabo una profunda transformación urbanística, en sintonía con la corriente del reformismo borbónico, a raíz de los desperfectos causados por una riada en 1775. En esos años se construyeron algunos de los más importantes edificios públicos del lugar. Ya en los albores del siglo XIX, el castillo fue ocupado por los franceses, quienes lo volaron a su marcha, como hicieron con el de Burgos en 1813.

Desde finales del siglo XIX, y durante todo el XX, Miranda se consolidó como una ciudad ferroviaria, que conectaba entre sí las grandes líneas que unían Madrid con Bilbao y Francia, La Rioja, Aragón y Cataluña. Desde finales del siglo XIX la industria papelera y de transformación cobró mucha importancia. En la actualidad basa su economía en la industria, que se vio potenciada con la creación, en 1969, del Polígono Industrial de Bayas.

El Ebro divide el caserío en dos barrios, Aquende y Allende. El primero está recorrido por estrechas calles, herencia de su vieja aljama judía. En Aquende se encuentra la iglesia de Santa María de Altamira, de mediados del siglo XVI, en la que se venera a la patrona de la ciudad. En este barrio se sitúa la Plaza Mayor, donde se levanta el Ayuntamiento, un edificio neoclásico diseñado por Ventura Rodríguez en 1778, y varias casas señoriales. En la casa noble de Urbina se hospedó, en 1660, el rey Felipe IV con su hija María Teresa, que viajaba a Francia para contraer matrimonio con Luis XIV. Es igualmente singular la llamada Casa de las Cadenas, perteneciente a la familia Gil Delgado, Condes de Berberana, donde descansó el rey Fernando VII. Muy interesantes son también los restos de la antigua iglesia gótica de San Juan. Sobresaliendo sobre el barrio de Aquende, y próximo a lo que fue la antigua fortaleza, se levanta el Convento de San Francisco. Aunque se trata de una fundación medieval del siglo XIII, los restos conservados responden a los siglos XVI y XVIII. En la actualidad presta servicios docentes y hoteleros.

El puente de Carlos III permite cruzar el río y llegar al barrio de Allende. Es un puente neoclásico, construido en 1777 sobre otro anterior medieval, destruido por la riada de 1775. En Allende está la iglesia de San Nicolás, con un notable ábside románico. En esta zona se levanta el ensanche de la ciudad. Aún se conservan algunas interesantes casas de estilo ecléctico de la primera mitad del siglo XX.

Cerca de la población se levanta el antiguo monasterio jerónimo de San Miguel del Monte. Fue fundado en 1398 por el obispo de Calahorra, don Juan Guzmán, aunque la financiación de las obras corrió a cargo de su hermana doña Leonor y del esposo de ésta, el canciller don Pedro López de Ayala. Los restos conservados corresponden a los siglos XV y XVI y a la época barroca. Actualmente sirve de residencia de ancianos sostenida por la Diputación de Burgos.

Las fiestas patronales se celebran en septiembre, en honor de la Patrona Nuestra Señora de Altamira. Pero, sin duda, la fiesta más singular, declarada de interés turístico nacional, es la de San Juan del Monte. Se celebra 50 días después del domingo de Resurrección. Los primeros datos que se tienen de esta romería se remontan a los siglos XIV y XV. Ya en esas fechas se tiene constancia de que Miranda y otros pueblos de alrededor realizaban una procesión y una romería, para que el santo les concediera beneficios relacionados con las cosechas.

Su condición de importante y populosa ciudad queda también reflejada en su dinamismo asociativo, cultural y deportivo. En este último ámbito, despunta su equipo de fútbol, el Mirandés, que ha pasado por diversas categorías de la liga profesional y que cuenta con un gran número de socios.

En los alrededores se puede disfrutar de los singulares paisajes creados por el río Ebro, donde se pueden practicarse, durante todo el año, deportes como el senderismo, la bici de montaña, el piragüismo, etc.

Ayuntamiento de Miranda de Ebro

Parque de Antonio Machado, 4 bajo. 09200 Miranda de Ebro, Burgos

Comparte

Te proponemos

Sendero de las Brujas

Sendero de las Brujas

La ruta nos permite recorrer las charchas de Cernégula, en las que cuentan las leyendas que se reunían las brujas. En el recorrido …

Museo Internacional de Radiocomunicación

Museo Internacional de Radiocomunicación

El Museo Internacional de Radiocomunicación está ubicado en el edificio del antiguo silo de Belorado, que ha sido rehabilitado para albergar esta magnífica …

Copy link
Powered by Social Snap