Descubre nuestra provincia

Síguenos
GO UP

Pradoluengo

Pradoluengo

La industriosa localidad de Pradoluengo se localiza en un hermoso y profundo valle del norte de la sierra de la Demanda. Esta villa es famosa por su centenaria industria textil lanera que en la actualidad produce calcetines.

 

En Pradoluengo todo está supeditado a la industria textil, incluso la conformación del casco urbano. Su alargada silueta se acomoda al fondo del valle por el que discurre el río Oropesa y el antiguo caserío se ubicaba en la zona umbría del valle, puesto que la ladera expuesta al sol quedaba reservada al secado de las lanas y a las manufacturas textiles.

 

Entre sus edificios destacan dos palacetes del siglo XIX de la familia Zaldo Rivera y el de D. Gregorio Melitón Martínez.

 

El entorno natural de Pradoluengo es excepcional y pueden realizarse numerosas rutas a pie entre las que destaca la del nacedero del Río Oropesa.



Ayuntamiento de Pradoluengo

Plaza Clemente Zaldo, 12. 09260 Pradoluengo, Burgos



Comparte

Más info

En un hermoso y profundo valle del norte de la sierra de la Demanda se sitúa la localidad de Pradoluengo, una de las cabeceras comarcales de la provincia de Burgos. Su situación, a caballo entre las provincias de Burgos y la Rioja, le confiere una gran riqueza cultural y etnográfica. La primera referencia documental sobre Pradoluengo data del año 1090, cuando los hermanos Íñigo y Diego Oriolez donan una serie de tierras al monasterio de San Millán de la Cogolla.

 

Hablar de la historia de Pradoluengo, es hablar de su centenaria industria textil lanera. En relación con ella, tres son los ejes sobre los que se fundamenta su desarrollo. En primer lugar, su situación en plena Sierra de la Demanda, zona de gran riqueza de pastos y favorable para la explotación de la ganadería ovina, cuyas lanas servirán de materia prima a los artesanos textiles locales. En segundo lugar, la existencia de una corriente de agua, el río Oropesa, que permite obtener la energía hidráulica necesaria para mover artefactos como los batanes, hilaturas y telares. Por último, es también importante la existencia de varios yacimientos de greda. Esta especie de arcilla, conocida también como “tierra de batán”, es básica para el abatanado y el desengrasado de los tejidos.

 

Los inicios de la industria de hilados y tejidos de lana se remontan a los últimos decenios del siglo XVI. Aprovechando el desmantelamiento de las industrias textiles de lugares como Segovia o Palencia, el crecimiento de su industria fue cada vez mayor, así como el de su población. El aumento demográfico permitió a Pradoluengo lograr la independencia frente a sus antiguos señores, los Fernández de Velasco. En 1720, se convirtió en villa de realengo por privilegio del rey Felipe V. El gran desarrollo de su industria textil llevó a la villa a colocase al frente del manufacturado de bayetas y paños dentro de la península, con capacidad incluso para realizar exportaciones a varios países de América. A principios del siglo XX se produjo una diversificación en sus producciones. Los antiguos paños y bayetas son sustituidos por productos más competitivos como mantas, fajas, calcetines y boinas. En la actualidad, la industria textil se mantiene como motor económico de la localidad, destacando la producción de calcetines de algodón, que representa el 24% de la producción nacional.

 

En Pradoluengo todo está supeditado a la industria textil, incluso la conformación del casco urbano. Su alargada silueta se acomoda al fondo del valle por el que discurre el río Oropesa y el antiguo caserío se ubicaba en la zona umbría del valle, puesto que la ladera expuesta al sol quedaba reservada al secado de las lanas y a las manufacturas textiles.

 

El poblamiento primigenio se situaba en el barrio de San Martín, hasta que, paulatinamente, las nuevas edificaciones se dispusieron a la izquierda del río, en torno a la iglesia de Santa María, sobre la cual se edificó la iglesia actual.

 

Entre las construcciones más destacadas de Pradoluengo se encuentran dos palacetes del siglo XIX. El primero perteneciente a Gregorio Melitón Martínez, arzobispo de Manila, y el segundo, a la familia Zaldo Rivera.

 

Asimismo, la villa cuenta con un magnífico entorno natural, en el que sobresale “El Nacedero” del río Oropesa. El lugar se esconde en la Sierra de San Antonio, bajo la cumbre del Remendia, y se halla rodeado de extensos hayedos.

 

Te proponemos

Paleolítico Vivo

Paleolítico Vivo

Paleolítico Vivo es una iniciativa privada dirigida por un equipo de biólogos, naturalistas y científicos cuyo objetivo principal es el fomento y la …

Museo de los Dinosaurios

Museo de los Dinosaurios

Al visitar el Museo de los Dinosaurios realizamos un viaje en el tiempo a la era Mesozoica, hace aproximadamente unos 225 millones de …

Desfiladero de Garganchón

Desfiladero de Garganchón

El sendero discurre en su primera parte por la garganta que da nombre al pueblo y que fue horadada por el río Urbión. …

Pradoluengo

La industriosa localidad de Pradoluengo se localiza en un hermoso y profundo valle del norte de la sierra de la Demanda. Esta villa es famosa por su centenaria industria textil lanera que en la actualidad produce calcetines.

 

En Pradoluengo todo está supeditado a la industria textil, incluso la conformación del casco urbano. Su alargada silueta se acomoda al fondo del valle por el que discurre el río Oropesa y el antiguo caserío se ubicaba en la zona umbría del valle, puesto que la ladera expuesta al sol quedaba reservada al secado de las lanas y a las manufacturas textiles.

 

Entre sus edificios destacan dos palacetes del siglo XIX de la familia Zaldo Rivera y el de D. Gregorio Melitón Martínez.

 

El entorno natural de Pradoluengo es excepcional y pueden realizarse numerosas rutas a pie entre las que destaca la del nacedero del Río Oropesa.



Más info

En un hermoso y profundo valle del norte de la sierra de la Demanda se sitúa la localidad de Pradoluengo, una de las cabeceras comarcales de la provincia de Burgos. Su situación, a caballo entre las provincias de Burgos y la Rioja, le confiere una gran riqueza cultural y etnográfica. La primera referencia documental sobre Pradoluengo data del año 1090, cuando los hermanos Íñigo y Diego Oriolez donan una serie de tierras al monasterio de San Millán de la Cogolla.

 

Hablar de la historia de Pradoluengo, es hablar de su centenaria industria textil lanera. En relación con ella, tres son los ejes sobre los que se fundamenta su desarrollo. En primer lugar, su situación en plena Sierra de la Demanda, zona de gran riqueza de pastos y favorable para la explotación de la ganadería ovina, cuyas lanas servirán de materia prima a los artesanos textiles locales. En segundo lugar, la existencia de una corriente de agua, el río Oropesa, que permite obtener la energía hidráulica necesaria para mover artefactos como los batanes, hilaturas y telares. Por último, es también importante la existencia de varios yacimientos de greda. Esta especie de arcilla, conocida también como “tierra de batán”, es básica para el abatanado y el desengrasado de los tejidos.

 

Los inicios de la industria de hilados y tejidos de lana se remontan a los últimos decenios del siglo XVI. Aprovechando el desmantelamiento de las industrias textiles de lugares como Segovia o Palencia, el crecimiento de su industria fue cada vez mayor, así como el de su población. El aumento demográfico permitió a Pradoluengo lograr la independencia frente a sus antiguos señores, los Fernández de Velasco. En 1720, se convirtió en villa de realengo por privilegio del rey Felipe V. El gran desarrollo de su industria textil llevó a la villa a colocase al frente del manufacturado de bayetas y paños dentro de la península, con capacidad incluso para realizar exportaciones a varios países de América. A principios del siglo XX se produjo una diversificación en sus producciones. Los antiguos paños y bayetas son sustituidos por productos más competitivos como mantas, fajas, calcetines y boinas. En la actualidad, la industria textil se mantiene como motor económico de la localidad, destacando la producción de calcetines de algodón, que representa el 24% de la producción nacional.

 

En Pradoluengo todo está supeditado a la industria textil, incluso la conformación del casco urbano. Su alargada silueta se acomoda al fondo del valle por el que discurre el río Oropesa y el antiguo caserío se ubicaba en la zona umbría del valle, puesto que la ladera expuesta al sol quedaba reservada al secado de las lanas y a las manufacturas textiles.

 

El poblamiento primigenio se situaba en el barrio de San Martín, hasta que, paulatinamente, las nuevas edificaciones se dispusieron a la izquierda del río, en torno a la iglesia de Santa María, sobre la cual se edificó la iglesia actual.

 

Entre las construcciones más destacadas de Pradoluengo se encuentran dos palacetes del siglo XIX. El primero perteneciente a Gregorio Melitón Martínez, arzobispo de Manila, y el segundo, a la familia Zaldo Rivera.

 

Asimismo, la villa cuenta con un magnífico entorno natural, en el que sobresale “El Nacedero” del río Oropesa. El lugar se esconde en la Sierra de San Antonio, bajo la cumbre del Remendia, y se halla rodeado de extensos hayedos.

 

Ayuntamiento de Pradoluengo

Plaza Clemente Zaldo, 12. 09260 Pradoluengo, Burgos



Comparte

Te proponemos

Paleolítico Vivo

Paleolítico Vivo

Paleolítico Vivo es una iniciativa privada dirigida por un equipo de biólogos, naturalistas y científicos cuyo objetivo principal es el fomento y la …

Museo de los Dinosaurios

Museo de los Dinosaurios

Al visitar el Museo de los Dinosaurios realizamos un viaje en el tiempo a la era Mesozoica, hace aproximadamente unos 225 millones de …

Desfiladero de Garganchón

Desfiladero de Garganchón

El sendero discurre en su primera parte por la garganta que da nombre al pueblo y que fue horadada por el río Urbión. …

Copy link
Powered by Social Snap