Discover our conutry

Síguenos
GO UP

Botica de Peñaranda de Duero

Botica de Peñaranda de Duero

El origen de esta antigua botica se remonta al siglo XVIII, cuando don Andrés Ximeno Camarero la fundó para que en ella ejerciese su hijo don Lucas Ximeno Briongos. A éste le sucedió
su hijo y así sucesivamente en línea directa de padres a hijos a lo largo de nueve generaciones, lo que ha permitido la permanencia de la botica hasta hoy día, siendo su actual titular D.ª María José Ximeno. Se trata de la farmacia en funcionamiento más antigua de España. Nada más entrar en ella es posible palpar el paso del tiempo y la esencia intacta de su estilo fundacional.

De acuerdo con las necesidades y usos de la época, la Botica se dotó del material, utensilios, instrumentos y medicamentos necesarios, así como de las dependencias exigidas por las ordenanzas de farmacia vigentes. Por ello, en primer término, nos encontramos con la botica, que adorna sus muros con una anaquelería hecha a medida que, a su vez, alberga una magnífica colección de botes de farmacia procedentes de Talavera. En ellos destaca el águila bicéfala de color azul cobalto del escudo de los Austrias sobre fondo blanco.

La moldura superior de los anaqueles sirve de soporte a un friso que contiene, a modo de cartelas, los nombres de los diferentes farmacéuticos de la familia Ximeno que ejercieron como titulares de la botica. En la actualidad, la farmacéutica sigue atendiendo a sus clientes tal y como se hacía en el pasado, es decir, éstos hacen su pedido o consulta a través de la puerta de acceso y ella les entrega el producto sin que el cliente llegue a penetrar en la botica.



C. de la Botica, 19, 09410 Peñaranda de Duero, Burgos

Comparte

Más info

A continuación se accede a través de una pequeña puerta a la rebotica, recinto abovedado donde se alinean botes de la misma colección anterior combinados con recipientes de vidrio muy variados, cuyas etiquetas y tapas son originales, así como los primitivos medicamentos que contienen. En la parte baja, se dispone una doble fila de cajones destinados a guardar y conservar productos medicinales de origen vegetal.

La siguiente estancia contiene el antiguo laboratorio donde los boticarios elaboraban los medicamentos, la cual contiene los más diversos utensilios y aparatos propios del ejercicio profesional. Destaca al fondo un alambique de cobre rodeado de matraces, peroles y cazos, empleados en la realización de complicadas operaciones químico-galénicas. Otros objetos curiosos son una prensa para la obtención de jugos medicinales y distintas pesas, medidas, pildoreros, etc, además de una buena colección de libros, farmacopeas y recetarios utilizados a lo largo de los años.

El conjunto se completa con una serie de plantas y animales disecados colgados del techo y las paredes que fueron muy útiles en su momento para la preparación de medicamentos. El recorrido termina en un jardín donde se cultivaban las diferentes plantas medicinales que, tras su paso por el laboratorio, permitían la obtención de todo tipo de sustancias medicinales.

Te proponemos

Museo de los aromas

Museo de los aromas

Primer y único museo de este tipo que existe en Europa. Te encantará su parte lúdica (disfrute en el reconocimiento y el análisis …

Museo de Forja José Cerezo

Museo de Forja José Cerezo

Visita a antigua fragua donde se puede apreciar el lugar de trabajo del herrero y diferentes utensilios creados o reparados por él. La …

Museo de las Madres Dominicas

Museo de las Madres Dominicas

El museo instalado en una sala gótica del Real Monasterio de Santo Domingo ofrece piezas de alto interés artístico e histórico, entre ellas …

Botica de Peñaranda de Duero

El origen de esta antigua botica se remonta al siglo XVIII, cuando don Andrés Ximeno Camarero la fundó para que en ella ejerciese su hijo don Lucas Ximeno Briongos. A éste le sucedió
su hijo y así sucesivamente en línea directa de padres a hijos a lo largo de nueve generaciones, lo que ha permitido la permanencia de la botica hasta hoy día, siendo su actual titular D.ª María José Ximeno. Se trata de la farmacia en funcionamiento más antigua de España. Nada más entrar en ella es posible palpar el paso del tiempo y la esencia intacta de su estilo fundacional.

De acuerdo con las necesidades y usos de la época, la Botica se dotó del material, utensilios, instrumentos y medicamentos necesarios, así como de las dependencias exigidas por las ordenanzas de farmacia vigentes. Por ello, en primer término, nos encontramos con la botica, que adorna sus muros con una anaquelería hecha a medida que, a su vez, alberga una magnífica colección de botes de farmacia procedentes de Talavera. En ellos destaca el águila bicéfala de color azul cobalto del escudo de los Austrias sobre fondo blanco.

La moldura superior de los anaqueles sirve de soporte a un friso que contiene, a modo de cartelas, los nombres de los diferentes farmacéuticos de la familia Ximeno que ejercieron como titulares de la botica. En la actualidad, la farmacéutica sigue atendiendo a sus clientes tal y como se hacía en el pasado, es decir, éstos hacen su pedido o consulta a través de la puerta de acceso y ella les entrega el producto sin que el cliente llegue a penetrar en la botica.



Más info

A continuación se accede a través de una pequeña puerta a la rebotica, recinto abovedado donde se alinean botes de la misma colección anterior combinados con recipientes de vidrio muy variados, cuyas etiquetas y tapas son originales, así como los primitivos medicamentos que contienen. En la parte baja, se dispone una doble fila de cajones destinados a guardar y conservar productos medicinales de origen vegetal.

La siguiente estancia contiene el antiguo laboratorio donde los boticarios elaboraban los medicamentos, la cual contiene los más diversos utensilios y aparatos propios del ejercicio profesional. Destaca al fondo un alambique de cobre rodeado de matraces, peroles y cazos, empleados en la realización de complicadas operaciones químico-galénicas. Otros objetos curiosos son una prensa para la obtención de jugos medicinales y distintas pesas, medidas, pildoreros, etc, además de una buena colección de libros, farmacopeas y recetarios utilizados a lo largo de los años.

El conjunto se completa con una serie de plantas y animales disecados colgados del techo y las paredes que fueron muy útiles en su momento para la preparación de medicamentos. El recorrido termina en un jardín donde se cultivaban las diferentes plantas medicinales que, tras su paso por el laboratorio, permitían la obtención de todo tipo de sustancias medicinales.

C. de la Botica, 19, 09410 Peñaranda de Duero, Burgos

Comparte

Te proponemos

Casa-Museo de Salaguti

Casa-Museo de Salaguti

En lo alto de un cerro a tres kilómetros de la localidad de Sasamón encontramos la Casa-Museo de Salaguti. Se trata de una …

Museo Sonidos del Mundo

Museo Sonidos del Mundo

Cercano al Monasterio de Santo Domingo de Silos se encuentra este peculiar museo privado que acerca a los visitantes una colección de instrumentos …

Museo de Forja José Cerezo

Museo de Forja José Cerezo

Visita a antigua fragua donde se puede apreciar el lugar de trabajo del herrero y diferentes utensilios creados o reparados por él. La …

Museo Etnográfico de la Carretería

Museo Etnográfico de la Carretería

Este museo se encuentra situado en el mismo complejo del Mesón El Molino. Es una edificación abierta, siguiendo los modelos de la arquitectura …

Museo Histórico de Las Merindades

Museo Histórico de Las Merindades

Situado en el Alcázar de los Condestables, se trata de un centro expositivo donde se ofrece al visitante un recorrido por la historia …

Museo de las Madres Dominicas

Museo de las Madres Dominicas

El museo instalado en una sala gótica del Real Monasterio de Santo Domingo ofrece piezas de alto interés artístico e histórico, entre ellas …

Copy link
Powered by Social Snap