Discover our conutry

Síguenos
GO UP

El teatro romano de Clunia acoge una nueva edición de su festival de verano

El teatro romano de Clunia acoge una nueva edición de su festival de verano

Del 12 al 20 de agosto, seis espectáculos de circo, música, danza y teatro utilizarán como escenario el teatro romano más importante del norte de la península.

El festival es la excusa perfecta para descubrir el teatro que hace 2.000 años vio florecer la cultura romana y darse un baño de sensaciones por la Ribera del Duero burgalesa, con parada en Peñaranda de Duero o Gumiel de Izán entre otras.

Dos mil años después, el teatro de Clunia, en Peñalba de Castro, en la provincia de Burgos, continúa ejerciendo su función y este verano, del 12 al 20 de agosto, dará cobijo a seis espectáculos de teatro, circo, música y danza. Será durante el Festival de Verano de Clunia que se celebra desde el año 2000.

Ya sin restricciones por la pandemia, hasta mil espectadores podrán ver cada noche algunas de las obras programadas: las comedias de Tartufo y El Lazarillo de Tormes, la tragedia contemporánea de Elektra.25, un concierto de góspel, el circo contemporáneo Le grenier o la comedia ballet El enfermo imaginario.

Una oportunidad para disfrutar de las artes escénicas en un entorno único, descubrir el yacimiento romano de Clunia Sulpicia, la Ribera del Duero y el sur de la provincia de Burgos.



Comparte

Más info

Una programación diversa con seis espectáculos

Tartufo, a cargo de la compañía Lantia Escénica, dará comienzo al festival el viernes 12 de agosto. Esta comedia de Moliére, reinterpretada en clave contemporánea, es una denuncia de la hipocresía religiosa, una “crítica de los falsos devotos, de los hipócritas que se presentan bajo la apariencia de personas con fuertes valores cristianos y que esconden otros intereses”.

El sábado 13, será el turno de la tragedia contemporánea Elektra.25 de Atalaya, una compañía referente en el teatro de investigación. Este montaje en torno a la venganza supone “un puente entre la Electra de los grandes poetas griegos y quienes la adaptaron al siglo XX: Hoffmansthal y Sartre”.

La música góspel de Soul Connection inundará el escenario de Clunia el domingo 14 con el espectáculo En Concierto. Esta agrupación, formada por 15 cantantes y músicos del Coro Góspel de Madrid, ofrece una puesta en escena acorde a los ritmos afroamericanos que interpretan.

La compañía circense multicultural Collectif entre Nous presentará el viernes 19 Le Grenier (El Ático), “una invitación a entrar a descubrir un espacio detenido en el tiempo” y a “mirar un poco nuestro pasado y sus historias” que no puede tener mejor escenario que el teatro romano burgalés.

Cierra el Festival de Verano de Clunia otra obra de Molière, Un enfermo imaginario, producida en este caso por la compañía Morboria Teatro. En esta comedia ballet, el protagonista, Argán, pensando que está muy enfermo, pretende asar a su hija Angélica con un médico que lo cuide.

Una oportunidad para conocer el yacimiento romano de Clunia

Contemplar un espectáculo en el mismo lugar en el que los romanos lo hicieron dos mil años atrás es una experiencia muy especial y a la vez acudir al Festival de Verano de Clunia facilita descubrir los restos de esta antigua ciudad romana, una de las más importantes de la península.

El yacimiento se encuentra en el Alto de Castro, un cerro que pertenece al término municipal de Peñalba de Castro que resultó muy propicio para el asentamiento romano por dos razones: contaba con una posición estratégica con vistas al territorio de los clunienses indígenas asentados en la zona y tenía a la vez una reserva de agua subterránea.

En el siglo I. d.C., cuando Clunia se convirtió en capital de convento jurídico, se levantaron los grandes edificios públicos cuyos restos se estudian hoy en día: el foro, las termas , el teatro… Esta construcción de grandes dimensiones ocupa el borde oriental del cerro y tuvo capacidad para acoger a unas 9000 personas.

Durante los trabajos en Clunia, se han encontrado y estudiado además varios domus, un tipo de vivienda propia de las clases pudientes, normalmente de una planta que se articula en torno a varios patios. Las casas Taracena, Tres, Triangular y Cuevas Ciegas han dado muchas pistas a los investigadores del modo de vida de la población local.

También resultan muy interesantes los trabajos que realizaron los romanos para abastecerse del agua subterránea que había en el cerro. Modificaron las galerías naturales del conjunto cárstico de Cueva Romana e hicieron pozos para aprovechar el recurso natural que les brindaba la tierra.

Para profundizar en el conocimiento de Clunia, en el modo de vida de los romanos y ver algunos de los hallazgos encontrados durante las excavaciones, el yacimiento de Clunia cuenta con un aula de interpretación arqueológica.

La Ribera del Duero

Desde el Alto de Castro, el visitante disfruta de la misma panorámica que atrajo a los romanos hasta este lugar. Unas vistas que se extienden por el sur de la provincia burgalesa, por la Ribera del Duero, una zona con una enorme tradición alrededor del vino y que cuenta con el reconocimiento de la Denominación de Origen Ribera del Duero.

El vino impregna todo el territorio, pero más allá de visitar bodegas y viñedos, de organizar catas y de disfrutar de los sabores de la zona, la Ribera del Duero cuenta con un patrimonio inmenso. En las principales localidades (Aranda de Duero, Peñaranda de Duero, Gumiel de Izán o Roa de Duero) se concentran gran parte de los monumentos, pero, desde Clunia, merece la pena acercarse a conocer también Caleruega, el conjunto urbano de Vadocondes, el paisaje ribereño de Sotillo de La Ribera o el trazado medieval de Gumiel de Mercado, entre otros muchos sitios.

Te puede interesar

El teatro romano de Clunia acoge una nueva edición de su festival de verano

Del 12 al 20 de agosto, seis espectáculos de circo, música, danza y teatro utilizarán como escenario el teatro romano más importante del norte de la península.

El festival es la excusa perfecta para descubrir el teatro que hace 2.000 años vio florecer la cultura romana y darse un baño de sensaciones por la Ribera del Duero burgalesa, con parada en Peñaranda de Duero o Gumiel de Izán entre otras.

Dos mil años después, el teatro de Clunia, en Peñalba de Castro, en la provincia de Burgos, continúa ejerciendo su función y este verano, del 12 al 20 de agosto, dará cobijo a seis espectáculos de teatro, circo, música y danza. Será durante el Festival de Verano de Clunia que se celebra desde el año 2000.

Ya sin restricciones por la pandemia, hasta mil espectadores podrán ver cada noche algunas de las obras programadas: las comedias de Tartufo y El Lazarillo de Tormes, la tragedia contemporánea de Elektra.25, un concierto de góspel, el circo contemporáneo Le grenier o la comedia ballet El enfermo imaginario.

Una oportunidad para disfrutar de las artes escénicas en un entorno único, descubrir el yacimiento romano de Clunia Sulpicia, la Ribera del Duero y el sur de la provincia de Burgos.



Más info

Una programación diversa con seis espectáculos

Tartufo, a cargo de la compañía Lantia Escénica, dará comienzo al festival el viernes 12 de agosto. Esta comedia de Moliére, reinterpretada en clave contemporánea, es una denuncia de la hipocresía religiosa, una “crítica de los falsos devotos, de los hipócritas que se presentan bajo la apariencia de personas con fuertes valores cristianos y que esconden otros intereses”.

El sábado 13, será el turno de la tragedia contemporánea Elektra.25 de Atalaya, una compañía referente en el teatro de investigación. Este montaje en torno a la venganza supone “un puente entre la Electra de los grandes poetas griegos y quienes la adaptaron al siglo XX: Hoffmansthal y Sartre”.

La música góspel de Soul Connection inundará el escenario de Clunia el domingo 14 con el espectáculo En Concierto. Esta agrupación, formada por 15 cantantes y músicos del Coro Góspel de Madrid, ofrece una puesta en escena acorde a los ritmos afroamericanos que interpretan.

La compañía circense multicultural Collectif entre Nous presentará el viernes 19 Le Grenier (El Ático), “una invitación a entrar a descubrir un espacio detenido en el tiempo” y a “mirar un poco nuestro pasado y sus historias” que no puede tener mejor escenario que el teatro romano burgalés.

Cierra el Festival de Verano de Clunia otra obra de Molière, Un enfermo imaginario, producida en este caso por la compañía Morboria Teatro. En esta comedia ballet, el protagonista, Argán, pensando que está muy enfermo, pretende asar a su hija Angélica con un médico que lo cuide.

Una oportunidad para conocer el yacimiento romano de Clunia

Contemplar un espectáculo en el mismo lugar en el que los romanos lo hicieron dos mil años atrás es una experiencia muy especial y a la vez acudir al Festival de Verano de Clunia facilita descubrir los restos de esta antigua ciudad romana, una de las más importantes de la península.

El yacimiento se encuentra en el Alto de Castro, un cerro que pertenece al término municipal de Peñalba de Castro que resultó muy propicio para el asentamiento romano por dos razones: contaba con una posición estratégica con vistas al territorio de los clunienses indígenas asentados en la zona y tenía a la vez una reserva de agua subterránea.

En el siglo I. d.C., cuando Clunia se convirtió en capital de convento jurídico, se levantaron los grandes edificios públicos cuyos restos se estudian hoy en día: el foro, las termas , el teatro… Esta construcción de grandes dimensiones ocupa el borde oriental del cerro y tuvo capacidad para acoger a unas 9000 personas.

Durante los trabajos en Clunia, se han encontrado y estudiado además varios domus, un tipo de vivienda propia de las clases pudientes, normalmente de una planta que se articula en torno a varios patios. Las casas Taracena, Tres, Triangular y Cuevas Ciegas han dado muchas pistas a los investigadores del modo de vida de la población local.

También resultan muy interesantes los trabajos que realizaron los romanos para abastecerse del agua subterránea que había en el cerro. Modificaron las galerías naturales del conjunto cárstico de Cueva Romana e hicieron pozos para aprovechar el recurso natural que les brindaba la tierra.

Para profundizar en el conocimiento de Clunia, en el modo de vida de los romanos y ver algunos de los hallazgos encontrados durante las excavaciones, el yacimiento de Clunia cuenta con un aula de interpretación arqueológica.

La Ribera del Duero

Desde el Alto de Castro, el visitante disfruta de la misma panorámica que atrajo a los romanos hasta este lugar. Unas vistas que se extienden por el sur de la provincia burgalesa, por la Ribera del Duero, una zona con una enorme tradición alrededor del vino y que cuenta con el reconocimiento de la Denominación de Origen Ribera del Duero.

El vino impregna todo el territorio, pero más allá de visitar bodegas y viñedos, de organizar catas y de disfrutar de los sabores de la zona, la Ribera del Duero cuenta con un patrimonio inmenso. En las principales localidades (Aranda de Duero, Peñaranda de Duero, Gumiel de Izán o Roa de Duero) se concentran gran parte de los monumentos, pero, desde Clunia, merece la pena acercarse a conocer también Caleruega, el conjunto urbano de Vadocondes, el paisaje ribereño de Sotillo de La Ribera o el trazado medieval de Gumiel de Mercado, entre otros muchos sitios.

Comparte

Te puede interesar

Copy link
Powered by Social Snap